Hoy el Papa nos dice que redescubramos la belleza de profesar la fe en el Señor

TGN108 CIUDAD DEL VATICANO (VATICANO), 22/03/2013.- El papa Francisco, durante una audiencia con el Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, en el Vaticano, el 22 de marzo de 2013. EFE/TONY GENTILE / POOL
0 Comentarios 389 Visitas

Esta mañana en Roma, el Papa ofició la Misa en la Basílica de San Pedro, como parte de la celebración litúrgica de la Cátedra de San Pedro Apóstol. En su homilía Francisco brinda una nueva enseñanza refiriéndose al Evangelio según San Mateo en el que hoy Jesús pregunta: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy?”.:

“Una pregunta clara, ante la cual no es posible escapar o permanecer neutrales, ni postergar la respuesta o delegarla a otro. Pero en ella no hay nada de inquisitorio, es más, ¡Está llena de amor! El amor de nuestro único Maestro, que hoy nos llama a renovare la fe en Él, reconociéndolo como Hijo de Dios y Señor de nuestra vida. Y el primero llamado a renovar su profesión de fe es el Sucesor de Pedro, que lleva consigo la responsabilidad de confirmar a los hermanos”.

“Que nuestro pensamiento y nuestra mirada estén fijos en Jesucristo, inicio y fin de toda acción de la Iglesia. Él es el fundamento y nadie puede poner uno diverso (1 Co 3, 11). Él es la roca sobre la que debemos construir. Lo recuerda con palabras expresivas San Agustín cuando escribe que la Iglesia, aun agitada y sacudida por las vicisitudes de la historia, ‘no se derrumba, porque está fundada en la piedra, de la que deriva el nombre de Pedro. No es la piedra la que toma su nombre de Pedro, sino que es Pedro quien lo toma de la piedra; así como el nombre de Cristo no deriva de cristiano, sino que el nombre cristiano deriva de Cristo… La piedra es Cristo, sobre cuyo fundamento también Pedro ha sido edificado’”.

“Estamos llamados a ser los colaboradores de Dios en una empresa tan fundamental y única como la de testimoniar con nuestra existencia la fuerza de la gracia que transforma y el poder del Espíritu que renueva”.“Dejemos que el Señor nos libere de toda tentación que aleja de lo esencial de nuestra misión y redescubramos la belleza de profesar la fe en el Señor Jesús”.

“Por otra parte, en la Sagrada Escritura, fidelidad y misericordia son un binomio inseparable. Donde está una, allí se encuentra también la otra, y precisamente en su reciprocidad y complementariedad se puede ver la presencia misma del Buen Pastor. La fidelidad que se nos pide es la de actuar según el corazón de Cristo”.

 

22 de febrero, 2016

 

×

Comments are closed.