ABRIGO PARA LOS ANCIANOS ABANDONADOS

LUZ y VIDA
0 Comentarios 272 Visitas

LA ASOCIACIÓN LUZ Y VIDA, FUNDADA POR MONSEÑOR RÓMULO EMILIANI

 Melody Zambrano

Gracias a la dedicación de la Asociación Luz y Vida, los ancianos abandonados a su suerte y sin techo tienen la oportunidad de contar con una mano amiga que les proporciona todos los cuidados, atenciones médicas y guía espiritual que su condición de adulto mayor requiere.

La Asociación Luz y Vida es una organización sin fines de lucro legalmente constituida el 13 de mayo de 1987 en la ciudad de Panamá, fundada por Monseñor Rómulo Emiliani.

Ema de Alvarado, socia fundadora de la Asociación, recordó que la labor inició con un recorrido denominado “la ronda”, todos los lunes de la Iglesia Santuario Nacional del Corazón de María; en varios carros transitaban las comunidades de Calidonia, Santa Ana y el Mercado Público. En estas zonas se les brindaba alimentación, atención médica y guía espiritual a los adultos mayores que deambulaban por las calles.

Tras dos años de labor ininterrumpida, el arzobispo de aquella época, Monseñor Marcos Gregorio McGrath, donó a la fundación una casa en el barrio de San Felipe, ciudad de Panamá para que fundaran un hogar para ancianos. En esa casa habitaron 20 años, hasta que ese inmueble exigía demasiados gastos en reparaciones y fue vendido para iniciar la edificación de una nueva residencia ubicada en Paraíso, en un terreno donado por el Estado.

El Hogar de Paraíso posee capacidad para alojar a 50 ancianos distribuidos en cinco pabellones con capacidad de 10 camas cada uno, manifestó Hifalia de Brid, vicepresidenta de la fundación.

El resto de las instalaciones lo componen la cocina, despensa comedor, enfermería, lavandería, sala para descanso, salón de fisioterapia y otros espacios para esparcimiento, espiritualidad, así como oficinas administrativas.

En la parte posterior del hogar, hay un huerto, donde se cultivan vegetales y frutas para alimentación de los residentes, dijo la vicepresidenta de la Asociación.

El hogar es atendido por 15 empleados, que en tres turnos, cuidan de la seguridad de los adultos mayores. Para transportar a los residentes a sus citas médicas, realizar las labores de mensajería, y los viajes al Hogar de Metetí, la fundación dispone de tres vehículos.

Mientras que el Hogar Luz y Vida de Metetí, en la provincia de Darién, fue fundado el 28 de marzo de 1999. Posee capacidad para atender 30 ancianos y sus instalaciones cuentan con dormitorios, comedor, cocina y área de descanso o recreación y áreas verdes donde se realizan las misas y actividades al aire libre.

Ambos hogares atienden actualmente a 32 adultos mayores de 60 años en adelante. Es una población fluctuante, pero en los 28 años de existencia han atendido a cientos de ancianos, expresó la Sra. Hifalia.

La Asociación cuenta con una nutricionista y un geriatra, pero les gustaría en un futuro contar con la presencia permanente de un médico general y o de una enfermera, para el cuidado de los residentes.

 

×

Comments are closed.