El Vaticano, la escuela de la fe

Conocer al Papa Francisco es una de las experiencias más importantes en la vida de Peña_small
0 Comentarios 160 Visitas

JUAN BAUTISTA PEÑA CUENTA QUE TRAS ESTE VIAJE A LA CIUDAD ETERNA HAY UN ANTES Y UN DESPUÉS EN SU VIDA

Carlos Arturo Guisarre

Juan Bautista Peña, asistente del Obispo de la provincia La Vega, cuenta una experiencia de excepción, en su viaje a Roma, Italia, de mediados de este mismo año 2015. En sus propias palabras, tardó meses en asimilar todo lo que aprendió y sus vivencias espirituales en Ciudad del Vaticano.

“He tenido la oportunidad de estar en otras ocasiones en el Vaticano, pero sin lugar a la menor duda, que esta última visita, en los meses de abril-junio del presente año, ha sido maravillosamente singular. Digo esto, porque la razón por la que visité el Vaticano en estos meses, fue con motivo de la Visita ad Limina Apostolorum de los Obispos de la República Dominicana a la Santa Sede y el papa Francisco, y yo, al igual que otros cuatro compañeros más, acompañamos a los señores Obispos dominicanos en calidad de periodistas, en representación de la prensa católica de nuestro país y la Conferencia del Episcopado Dominicano”, relata Peña sobre su experiencia de viaje de trabajo.

Gracias a esta oportunidad, Peña tuvo el invaluable privilegio de saludar y entablar un breve conversatorio con el Santo Padre, quien, de acuerdo a su testimonio, transmite una paz difícil de igualar.

“Esta experiencia vivida marca un hito fundamental en la historia general de mi vida, corta, por mis apenas 26 años de edad, pero bien cargada desde ya, por la responsabilidad de dar testimonio de la verdad”, explica el protagonista de esta historia.

Sus sentimientos

Como había tenido la oportunidad de estar en el Vaticano antes por otros motivos o acontecimientos, la experiencia que protagoniza esta nueva visita, pues es, “el maravilloso encuentro cercano con el Santo Padre, el papa Francisco. Y debo decir, por honor a la verdad, que mientras subía en dirección a la biblioteca y la oficina del Santo Padre, trataba de vivir a plenitud, en medio de leves nervios, cada paso que daba en aquel lugar que había deseado visitar desde que tenía una muy temprana edad”.

Y luego, lo central de esta experiencia, el momento cumbre en el que el Santo Padre le estrecha su mano y luego de un caluroso y muy humano saludo, pone en sus manos una bolsita de color verde, que dentro contenía un precioso rosario, regalo que Peña pretende conservar cerca sí mismo durante todos los días de su vida.

“Lo que  sentí allí, era imposible de asimilarlo por completo de inmediato, por lo que considero que me harán falta muchísimos momentos en la vida, para ir descomponiendo cada uno de los espacios vividos en esos 11 días cerquita del papa Francisco. Creo que junto al clarear de cada nuevo día mío, le acompañará un trocito de esas experiencias vividas”, estima Peña.

 

El aprendizaje

Peña aprendió a apreciar y amar más el trabajo que hace en los medios de comunicación, sobre todo con estas palabras que le dirigió el Santo Padre, exhortándole a que “comunique bien”, que le invitaba a una reflexión sobre la importancia de lo que hace y del compromiso que tiene con su Iglesia Católica y con la sociedad dominicana en general. En específico, el compromiso que tiene con la provincia donde vive, La Vega, de cuya arquidiócesis es el asistente del obispo.

“También, conocí que la tarea del papa Francisco, como pastor de nuestra Iglesia, no es una tarea fácil para nada. Lleva una agenda muy apretada. Lo que me confirma una vez más que el trabajo, tanto dignifica, como santifica a las personas que lo llevan a cabo con pasión y entrega”, declara Peña.

Nunca olvidará la sonrisa tierna de acogida del Pontífice y “el calor de su mano que te invitaba a sentirte en casa, es como sin palabras, con su mirada me dijera: bienvenido, has llegado a tu casa”.

 

NOTA AL PIE:

* La Visita ad Limina Apostolorum es la visita que todos los obispos diocesanos deben realizar a los umbrales de San Pedro y San Pablo. El objetivo de la visita no es tan sólo visitar la tumba de los apóstoles sino el de informar al Papa, cada cierto período, el estado de la diócesis que gobiernan.

×

Comments are closed.