EL ABRAZO DEL PAPA ES COMO UN ABRAZO DE JESÚS

Mi-Visita-Samayoa-Bohr-800px
0 Comentarios 232 Visitas

FRANCISCO SAMAYOA Y LORENA BOHR VIAJARON AL VATICANO PARA INICIAR SU VIDA DE CASADOS CON LA BENDICIÓN DEL SUMO PONTÍFICE 

 

Francisco Samayoa y Lorena Bohr

Nos casamos en marzo de este año y desde el 2014 planeamos todo para que durante nuestra luna de miel pudiéramos participar en la audiencia general del papa Francisco, la cual se realizó el 8 de abril. Hay una sección reservada para los recién casados, para ello llenamos una solicitud especial y dos meses antes de la boda la enviamos al Vaticano para que nos reservaran los boletos.

La experiencia fue bendecida desde el inicio. Llegamos al Vaticano un lunes para recoger nuestros pases en la puerta de bronce. El miércoles nos levantamos muy temprano para poder estar antes de las siete de la mañana en la plaza de San Pedro, pues a partir de esa hora permitían el acceso al lugar. Íbamos vestidos de novia y novio, como parte de los requisitos para poder estar en la sección de recién casados y nos sentamos junto a varias parejas de esposos que ya estaban ubicados en el área. La emoción entre los peregrinos era evidente, ya que en unas cuantas horas podríamos ver de cerca a nuestro querido Papa Francisco. No importaba si éramos guatemaltecos, argentinos, chilenos, mexicanos, españoles o italianos; todos llegamos con la misma ilusión de recibir la bendición en nuestro matrimonio.

 

El momento de la bendición

La audiencia general empezó a las 10 de la mañana y terminó una hora después. A continuación, el papa Francisco pasó a saludar a todos los grupos que estaban presentes.

Nosotros ya habíamos investigado un poco en Internet y encontramos que el protocolo era besarle el anillo que tiene en su mano izquierda, dirigirnos hacia él como Su Santidad, así lo hicimos, y después de eso nos tomó de las manos y nos bendijo.

Aprovechamos para comentarle que hacía tan solo tres semanas nos habíamos casado y que íbamos desde Guatemala, a lo que contestó con un gesto de asombro que probablemente fue motivado al percatarse de la distancia que recorrimos para verlo. Cuando le preguntamos si era posible darle un abrazo, nos sonrió y dijo: “¡Claro!”. Fue un momento lleno de amor porque realmente su abrazo fue como esponjoso, fue como abrazar a Jesús.

Nos impactó su autenticidad y naturalidad. Nosotros podemos verlo con ojos de admiración pero lo único que él quiere es interactuar, platicar y sentirse como una persona normal, en un ambiente normal. La sonrisa se vuelve permanente en el rostro cuando estás cerca de él y sientes una mezcla de lágrimas de emoción y alegría. No sabemos cómo explicarlo con palabras pero es impresionante. Quedamos como en ‘shock’.Nunca olvidaremos su mirada llena de amor, las palabras llenas de alegría y su abrazo.

 

Frente a la historia de la iglesia

El aprendizaje es constante cuando llegas con el corazón dispuesto. ¡Regresamos a nuestro hogar amando aún más a nuestra Iglesia Católica! Estar en un lugar en el que todos los días hay tantas personas que le dicen sí a Dios a través del servicio y al entrar en contacto con la historia de nuestra Iglesia, sentimos un compromiso por estudiar y conocer más sobre nuestra fe y sus fundamentos. También comprendimos que si a pesar de las tribulaciones por las que ha pasado la Iglesia, ella sigue viva, es porque está arraigada en Cristo.

Le recomendamos a los peregrinos que antes de emprender el viaje investiguen mucho. Al conocer la historia y el por qué de cada cosa, todo cobra un significado más especial. Sobre todo, oren mucho para ver a Jesús y su infinito amor en cada regalo que ha dejado la historia en el Vaticano. Y si tienen la oportunidad de estar así de cerca con el Papa y poder platicar con él: recen para saber qué decir y sobre todo qué quiere decirnos Jesús a través del Santo Padre.

Esta experiencia marcó el inicio de nuestro matrimonio para siempre con detalles como la bendición recibida, el mensaje a las familias que el Papa dio ese día, que la imagen de la Virgencita estuviera a nuestro lado en todo momento y poder ver la tumba de Juan Pablo II. Fueron sembradas semillas en nuestros corazones, las cuales se convierten en pequeños milagros de amor, tanto para los momentos difíciles como para los de alegría.

 

Experiencia bendecida

Nombres: Francisco Samayoa y Lorena Bohr

Se dedican a: Ingeniero en Sistemas y Mercadóloga

Viven en: Arkansas (acaban de mudarse) pero son de Guatemala

Parroquia: San Martin de Porres (GT) / St. Stephen (Estados Unidos)

¿Participan en un movimiento o grupo religioso?: Jóvenes x Jesús, Encuentro Católico de Novios / Fuerza Transformadora

Edades: 35 / 29 años

 

 

De luna de miel. Francisco Samayoa y Lorena Bohr viajaron a Roma para participar en una audiencia general con el papa Francisco. Instante mágico que no olvidarán.

 

Bendición. El matrimonio planificó todos los detalles con un año de anticipación para poder recibir la bendición del papa Francisco.

 

Emoción. Los instantes compartidos con el Sumo Pontífice quedaron guardados en el corazón de los peregrinos.

 

Resaltado.

Que «el anuncio pascual siga haciendo arder nuestro corazón, como a los discípulos de Emaús», fueron las palabras del Papa Francisco el 8 de abril de 2015.

×

Comments are closed.